News
Post Image

Can Jordi Blues Station: 10 años de revolución cultural


El pasado 24 de julio de 2020 se presentó en el colmado bar Can Jordi, situado en el km. 8 de la carretera Eivissa-Sant Josep, el libro ‘Can Jordi Blues Station: 10 años de revolución cultural’. Este volumen, que alterna entrevistas y textos vinculados a la actividad musical de este establecimiento centenario, ha sido escrito por el periodista Xescu Prats y va ilustrado con 150 fotografías de Joan F. Ribas. También incluye algunas fotografías familiares antiguas y una decena de otros fotógrafos, como Andrés Iglesias, Ana G. Hernando, Neus Prats y un cómic especial realizado por el humorista gráfico Untaltoni. La edición del libro ha corrido a cargo del propio establecimiento, con la colaboración del Ayuntamiento de Sant Josep, las áreas del Cultura y Turismo del Consell Insular y Gaseosas la Ibicenca.

En la presentación han participado Vicent Marí Torres, Jordi, editor de la publicación y propietario de Can Jordi Blues Station; Xescu Prats, autor de los textos; Joan F. Ribas, autor de las fotografías; Untaltoni, autor del cómic que ilustra las páginas centrales; los músicos Joan Murenu y Miquel Prats, Botja; el gerente de Gaseosas la Ibicenca, Rafel Tur; el director insular de Cultura, Miquel Costa, y la concejala de Cultura de Sant Josep, Cristina Ribas.

El libro recoge los testimonios de más de 60 artistas locales, nacionales e internacionales, que explican la evolución de Can Jordi como local de conciertos en la última década y aportan su visión sobre el fenómeno musical que implica que un pequeño colmado de carretera acabe convirtiéndose en uno de los principales templos del rock en directo en la isla.

Entre los participantes de fuera de Ibiza figuran algunos tan consagrados como el británico Ben Howard, que pasó los veranos de su infancia como vecino del colmado y ofreció algunos conciertos hace una década. También el teclista de los Foo Fighters Rami Jaffee y la violista de la misma banda Jessy Greene, los rockeros estadounidenses Jonny Kaplan y Je Conte, el productor musical Henry Sarmiento, el dandy cajún de Nueva Orleans Luke-Winslow King, el bluesman británico Albert Cooper, los guitarristas argentinos Ariel Rot y Chino Swingslide, la banda zaragozana The Kleejoss Band, los alicantinos The Empty Bottles, los bilbaínos Los Brazos, el multi-instrumentista toledano Julián Maeso, el bluesman madrileño César Crespo, Josele Santiago de Los Enemigos o las bandas mallorquinas Los Peligrosos Gentlemen y Blues Beer Band, entre otros. Además, se recogen anécdotas ocurridas en Can Jordi y protagonizadas por músicos de la talla de Robert Plant (Led Zeppelin), Liam Gerner (Pnau), Josele Marín (Bulldog) o Andy Taylor (Duran Duran), entre otros.

Todos estos músicos, junto con otros de ámbito local, opinan sobre la insólita labor de promoción del rock y de las bandas locales que ha realizado Can Jordi Blues Station, que en la última década ha organizado más de 800 conciertos. El libro, asimismo, sirve para profundizar sobre cómo ha evolucionado la historia del rock ibicenco en las últimas décadas.

Para ello, toman la palabra músicos y bandas de la isla como Miquel Prats, Soulman Sal, Joan Murenu, Dennis Herman, P. J. González, Joan Barbé, David Serra, Joan Carles Marí, Pere Navarro, Muriel Grossmann, Ferran Nogués, Jordi J. Canals, Danilo Martínez Boerr, Pere Vergés, Ricky Lee, Seán Mackey, Sílvia San, Yan Adrover, Ingo Brandt, Alberto Oliva, Alfonso H. Morillas, Pep Prats, Vicent Ribas, Martin Pollard, Sara Arribas, Rob Davidson, Marc Riera, José David Cruz, Sergi Tur Herrerias, Joan Marí o Sofía Gresely, entre muchos otros. Todos ellos representan a la mayor parte de bandas que ahora mismo constituyen el panorama del rock insular.

El libro, asimismo, rinde homenaje a dos músicos fallecidos muy importantes para la historia de Can Jordi Blues Station: el bluesman británico Dave Jeffs y el músico mallorquín Toni Reynés, de Blues Beer Band y antes en la histórica formación Harmònica Coixa Blues Band.
Estas son algunas de los comentarios que aparecen en el libro:

· Ben Howard, que aún recuerda cuando de niño Esperanza Torres, la madre de Vicent Jordi, le regalaba Chupachups, define Can Jordi como el centro de la Ibiza en su infancia y lo define como: “un gran activo de la comunidad, que da voz a las bandas locales. Es muy difícil exagerar cuando hablamos del importante papel que desempeña”.

Soulman Sal, cantante ibicenco de Uncle Sal: “Can Jordi ha creado su propia Generación Beat, un auténtico movimiento cultural en torno a él”.

· Pere Navarro, trompetista de jazz ibicenco: “Can Jordi hace sentir a los músicos como si fueran de los Rolling Stones”.

· Julián Maeso, teclista manchego: “La experiencia de tocar en Can Jordi fue increíble y maravillosa. Hay que dar las gracias a Can Jordi por contribuir a la regeneración del blues, el rock y el jazz. La gente joven está atrapada en el reggaetón y el trap y sitios como Can Jordi nos abren una puerta a la esperanza”.

· Pere Vergés: “Can Jordi es el local más auténtico para interpretar y escuchar música en Ibiza. No importa que esté al lado de la carretera. Su magia hace que se te olvide. Me produce tanto respeto que a veces dudo si soy digno de tocar allí”.

· Albert Cooper: “Vicent, en su relación con los artistas, ha convertido Can Jordi en un asunto de familia”.

· Joan Carles Marí, batería ibicenco del grupo de flamenco-jazz Los Aurora y de Joven Dolores: “En Can Jordi no hay distancias ni barreras, el público y los músicos somos uno”.

· JeConte, armonicista americano: “He tocado ante miles de personas en festivales, grandes giras y hasta en Tombuctú, pero Can Jordi es otro mundo”.

· Jordi J. Canals, batería de Cala Llonga: “Can Jordi ha generado un vínculo entre músicos que antes no existía; es nuestro centro neurálgico”.

· Henry Sarmiento, productor musical de grandes estrellas internacionales desde su estudio en Ibiza: “Can Jordi es el local más icónico de Ibiza, tan auténtico como Topanga Canyon en 1973” (Topanga Canyon es un valle de Los Ángeles que en los años 70 congregó a una importante comunidad de artistas).

· Jonny Kaplan, rockero californiano: “Can Jordi es uno de los lugares con mayor pasión por el blues y el rock de entre todos los que ha actuado en España”.
· Rami Jaffee, organista Foo Fighters: “Creía que Ibiza era un sitio de música electrónica hasta que descubrí Can Jordi”.

· The Empty Bottles, potente banda de rock de Alicante: “En Can Jordi tocas en un camino agrupecuario y es alucinante”.

· Danilo Martínez Boerr, presidente de la Associació de Músics d’Eivissa: “Can Jordi es el Quijote de la música en vivo en Ibiza”.

· Ferran Nogués: “Espero que Can Jordi se mantenga así muchos años porque su fórmula funciona y a la gente, incluidos los músicos, le encanta”.